top of page

El abecé de la anestesia en la cirugía ocular

Uno de los mayores generadores de inquietud en los pacientes es el tema de la anestesia en cirugía ocular. A continuación te presentamos las diversas formas en que ésta se puede aplicar; todas de manera segura y con mínimos riesgos para el paciente.

La gran mayoría de procedimientos quirúrgicos en oftalmología se realizan utilizando anestesia local, lo que implica el uso de gotas anestésicas directamente en el ojo. Esto permite una recuperación más rápida y elimina los riesgos de la anestesia general. En algunos casos seleccionados, es primordial hacer el procedimiento con anestesia general, esto dependerá del estado mental del paciente, de la colaboración del mismo y de la patología a tratar.


La elección del tipo de anestesia a utilizar se hace de manera coordinada entre el profesional en oftalmología y el médico anestesiólogo, y depende de las condiciones particulares de cada paciente, tales como su edad o la presencia de enfermedades sistémicas asociadas. Es fundamental además tener en cuenta la edad del paciente y su estado general de salud para saber que exámenes pre-quirúrgicos se requieren. Los tres tipos de anestesia utilizados en los procedimientos oculares son:


  • Anestesia tópica: Es la misma que se utiliza en el consultorio, es decir, consiste en la aplicación de gotas de un medicamento anestésico ocular, que actúa durante 20 a 30 minutos y permite realizar la gran mayoría de procedimientos en la superficie ocular, tales como quitar cuerpos extraños, medir la presión intraocular, así como cirugía refractiva y procedimientos con láser.

  • Anestesia local controlada: Es aplicada por un anestesiólogo encargado de controlar los signos vitales del paciente y controlar la ansiedad que pueda generar el procedimiento. Además, es similar a la anestesia tópica. En todos los casos en donde se tenga pensado aplicar anestesia local controlada, es importante saber que el paciente haya realizado un ayuno de 6 a 8 horas antes del procedimiento. Esta anestesia es la que se usa más frecuentemente en los procedimientos.

  • Anestesia general: Se utiliza cuando el paciente lo solicita sin importar la cirugía y si sus condiciones sistémicas lo permiten, pero también en procedimientos como Trasplante de Córnea Lamelar DALK o Penetrante; en cirugías en niños, en cirugías de estrabismo, en cirugías de órbita, etc. Previo al procedimiento, el paciente debe guardar un ayuno de 8 horas.


Revisión con médico anestesiólogo

En términos generales, los pacientes adultos con buena salud y que son menores de 45 años no requieren de ningún examen pre-quirúrgico.


No obstante, si el paciente tiene alguna enfermedad sistémica, requerirá de estudios complementarios indicados por su médico.


En el paciente mayor de 45 años es necesario hacer un examen de glicemia en ayunas y un electrocardiograma como exámenes básicos, solo serán necesarios otros exámenes, de acuerdo con las indicaciones del anestesiólogo para cada caso en particular.


Situaciones que aumentan el riesgo para la anestesia local controlada o general

  • Omitir antecedentes personales de alguna enfermedad, como hipertensión arterial, diabetes, trastornos respiratorios y convulsivos.

  • Omitir el nombre de los medicamentos que normalmente usa tales como aspirina, hipoglicemiantes orales, corticoides, vitamina E, Ginkgo Biloba, antihipertensivos, anticoagulantes, psiquiátricos, etc.

  • Así mismo, mentir con respecto al ayuno previo a la cirugía.


Recomendaciones finales


Finalmente, se resaltan algunas recomendaciones para antes y después de la cirugía ocular:


Pre-cirugía:

Una vez programada su cirugía, su oftalmólogo le indicará qué día y a qué hora debe asistir a la consulta de valoración con el anestesiólogo, para ser evaluado y preparar su procedimiento.

Asista a la cita programada con los exámenes ordenados por su oftalmólogo y con el concepto de otros especialistas, si es el caso.

No olvide asistir a la cita con los exámenes ordenados y un acompañante adulto responsable, pues es necesario llenar un consentimiento informado de anestesia.


Post-cirugía:

El anestesiólogo o su oftalmólogo le darán indicaciones precisas sobre medicamentos a tomar, así como recomendaciones y señales de alarma.

Su oftalmólogo le indicará qué tipo de alimentos o actividades puede realizar y cuales evitar.

Si es necesario, existe la posibilidad que se entregue una hoja de recomendaciones postoperatorias que deberá seguir fielmente.

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page