Existen básicamente tres (3) tipos de anestesia en Oftalmología:

  • Tópica.

  • Local Controlada.

  • General.

La gran mayoría de procedimientos quirúrgicos en oftalmología pueden se realizan utilizando anestesia local, que implica el uso de gotas anestésicas directamente en el ojo. Esto permite una recuperación más rápida y elimina los riesgos de la anestesia general.

En algunos es casos seleccionados es primordial hacer el procedimiento con anestesia general, esto dependerá del estado mental del paciente, de la colaboración del paciente y de la patología a tratar.

Si quieres más información sobre este tema haz clic aquí.