top of page

Hablemos de ojo seco: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus causas y síntomas?

El ojo seco es una condición oftalmológica común que afecta a personas de todas las edades. Se caracteriza por una insuficiente producción de lágrimas o una evaporación excesiva de las mismas, lo que conduce a una sensación de incomodidad y sequedad en los ojos.


El ojo seco puede ser generado por múltiples causas. A continuación te presentamos algunas:



Disfunción en la producción de lágrimas: el ojo seco puede ser causado por una producción insuficiente de lágrimas debido a factores como el envejecimiento, problemas en las glándulas lagrimales, o enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren.


Evaporación excesiva: las lágrimas están compuestas por tres capas: una capa mucinosa, una acuosa y una oleosa. Si la capa oleosa es deficiente, las lágrimas se evaporarán con mayor facilidad, causando sequedad ocular. Esto puede ser causado por problemas en las glándulas meibomianas que producen la capa oleosa.


Factores ambientales: la exposición prolongada a ambientes con baja humedad, como el aire acondicionado o la calefacción, así como el uso excesivo de pantallas digitales, pueden contribuir a la evaporación de las lágrimas y al desarrollo del ojo seco.


Uso de lentes de contacto: los lentes de contacto pueden contribuir a la incomodidad ocular y al ojo seco si no se usan correctamente o si no se mantienen adecuadamente limpias.


Condiciones médicas: enfermedades como la diabetes, el lupus y el reumatismo pueden aumentar el riesgo de ojo seco debido a su impacto en la función inmunológica y la producción de lágrimas.


Los síntomas del ojo seco pueden variar en severidad y pueden incluir:


  1. Sensación de ardor, picazón o arenilla en los ojos.

  2. Enrojecimiento ocular.

  3. Visión borrosa, especialmente al final del día.

  4. Sensibilidad a la luz (fotofobia).

  5. Lagrimeo excesivo como respuesta al ojo seco (un intento del ojo por compensar la sequedad).


Recomendaciones:

Si bien el ojo seco puede aparecer en cualquier etapa de nuestra, vida te presentamos unas recomendaciones para evitarlo:


Parpadear regularmente: mantén la costumbre de parpadear regularmente, especialmente si pasa mucho tiempo frente a una pantalla de computadora o dispositivo móvil.


Descansos visuales: aplica la regla "20-20-20" si trabaja en una pantalla: cada 20 minutos, observe algo a 20 pies (aproximadamente 6 metros) de distancia durante al menos 20 segundos.


Hidratación: beber suficiente agua puede contribuir a la producción de lágrimas adecuada.


Humidificación: use humidificadores en ambientes secos para mantener una humedad adecuada en el aire.


Lubricantes oculares: usa lágrimas artificiales sin conservantes para aliviar la sequedad y mejorar la comodidad ocular. Consulta con tu oftalmólogo para encontrar el producto adecuado para usted.


Alimentación saludable: una dieta rica en ácidos grasos omega-3 puede promover la salud ocular. Consulte a su médico antes de tomar suplementos.


Protección ocular: utilice gafas de sol con protección UV para reducir la exposición a la luz solar y el viento.


Recuerde que si los síntomas persisten o empeoran, es fundamental buscar la atención de un profesional de la salud visual para un diagnóstico y tratamiento adecuados.





39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page