• Francisco Tovar Ucrós

Las pantallas: ¿enemigas de tu visión?

Actualizado: feb 25

El uso cada vez más frecuente y prolongado de las pantallas en nuestra vida diaria hace necesario que conozcas algunos aspectos importantes sobre su relación con los ojos. ¿Hacen daño? ¿Disminuirán tu visión? Esto es lo que debes saber:

Cuando estamos viendo un objeto, persona, paisaje, etc, estamos viendo el reflejo de la luz natural o artificial reflejada en dicho objeto, lo que nos permite además identificar los colores según la longitud de onda de dicha luz. Por eso es que en las noches o en la oscuridad es más difícil ver dichos objetos con facilidad ya que, al haber poca luz, poco se refleja la luz en dicho objeto.


Las pantallas que utilizamos hoy en día son básicamente la unión de muchos pixeles que actúan como linternas que emiten luz y que simulan los objetos, personas o paisajes que queremos ver. Es por ello que, al observar una pantalla, no vemos la luz reflejada en un objeto, sino la luz que emiten los pixeles para simular la imagen de un objeto determinado, desde letras hasta personas o paisajes.


Cuando utilizas una pantalla por tiempo prolongado, ésta actúa como pequeñas linternas que alumbran directamente al ojo, haciendo que el parpadeo disminuya su ritmo habitual, y que si el brillo está muy elevado sea como tener una luz permanentemente dirigida al ojo y eso es lo que genera síntomas como fatiga y cansancio ocular, ardor, resequedad, enrojecimiento e irritación ocular.


Debemos tener en cuenta que las pantallas no dañan los ojos.

Si se entiende lo anterior, la mejor forma de usar las pantallas es activando el sensor de control de iluminación que tienen los celulares y tabletas que hacen que en ambientes muy iluminados la pantalla brille más para mejorar el contraste y, por el contrario, en ambientes oscuros o en la noche, la pantalla brille menos para evitar la luminosidad de los pixeles. Por esto, en las noches es mejor utilizar las pantallas con la luz de la habitación prendida y no a oscuras.


En el caso de los computadores, esta función de brillo automático no existe, y por eso debemos ajustar manualmente el brillo según las condiciones de luz de la habitación en que trabajamos. En relación con los televisores, la mayoría hoy tiene de fábrica activada la función de brillo automático según la intensidad de la luz de la habitación y por tanto no debemos hacer ajustes especiales.


Algunas personas pueden necesitar el uso de lubricantes cuando tienen síntomas o cuando quieren evitarlos.

368 vistas

Francisco Tovar Ucrós | Médico Cirujano Oftalmólogo | Bogotá, Colombia

info@franciscotovarucros.com | Citas: Tel. +57 (1) 614 29 40 Cel. +57 314 415 15 15

 

Política de Tratamiento de Datos Personales

 

Todos los derechos reservados ® 2019 | Prohibida su reproducción total o parcial.

Sobre mí      |     Cirugías y Procedimientos      |     Recomendaciones      |     Casos de Éxito      |      Contacto